La base del sufrimiento es el apago, el deseo. En cuanto deseas una cosa compulsivamente y pones todas tus ansias de felicidad en ella, te expones  a la desilusión de no