La base del sufrimiento es el apago, el deseo.

En cuanto deseas una cosa compulsivamente y pones todas tus ansias de felicidad en ella, te expones  a la desilusión de no conseguirla. 

En estos días dos personas me han hablado de mi “apego” por las personas, más que por las cosas (en mi caso). De pronto siento que sin esa persona a veces no logro ser feliz…y la famosa palabra llamada “Apego” me taladraba así que me decidí a trabajar y estudiar sobre ello.

Esto fui lo que estos días entendí:

-Según Anthony de Mello

Apego es la vinculación obsesiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser feliz.

¿Cómo ganar la batalla a los famosos apegos?

Primera verdad: estás aferrado a una falsa creencia, a saber, la de que sin una cosa o persona determinada no puedes ser feliz.

Segunda verdad: si te limitas a disfrutar las cosas, negándote a quedar apegado a ellas, es decir negándote a creer que no podrás ser feliz sin ellas, te ahorrarás toda la lucha y toda la tensión emocional que supone el protegerlas y conservarlas.

Tercera y última verdad: si aprendes a disfrutar el aroma de un millar de flores, no te aferrarás a ninguna de ellas ni sufrirás cuando no puedas conseguirla.